Artículos

El ABC para tu primer empleo


Dice el refrán que es de sabios cambiar de opinión, y esto es una consigna que debe mantenerse en la vida laboral. Sólo cuatro de cada 10 empleados consigue su primer trabajo en algo relacionado a sus estudios. Según una encuesta del portal Trabajando.com entre 13,000 entrevistados, 61% tenía un empleo no relacionado con sus estudios, pero 62% considera esa opción como una experiencia positiva para adentrarse en el mercado laboral. Sólo el 13% lo calificó como una experiencia poco positiva, indica el sondeo realizado en Argentina, Brasil, Chile, Colombia, España, México, Perú, Portugal, Puerto Rico y Uruguay.

De acuerdo con Juan Valles, socio y head hunter de la firma de reclutamiento Korn/Ferry International, el desempeño académico es vital para hallar empleo. Los candidatos que con sus ejemplos demuestran que no temen a preguntar a otros, compartir sus dudas y prepararse continuamente son muy cotizados. Saliendo de la escuela la individualidad ya no existe, hay que ser empático con otros, el trabajo se resume en eso: acciones entre personas para atender problemas de clientes, resume Valles.

Valles agrega que después de la graduación es difícil saber ¿para qué se es bueno?, ya que en la escuela generalmente enseñan a ser 'todólogo'. El head hunter recomienda preguntar a familiares y amigos, y con esa información definir en qué trabajos concursar, no sólo porque se relacionan con lo estudiado, sino porque la empresa, su cultura y lo que harás son conceptos afines a aquello con lo que te sientes a gusto, que representa cierta pasión. Además, aprendes a ir identificando tus fortalezas. Actualmente el profesional compite en el mercado del marketing one on one. En opinión de Juan Valles esto implica que al llegar a una entrevista laboral lo que inclinará la balanza hacía uno u otro candidato es qué tan consciente sea la persona de sus ventajas y desventajas, porque eso le permitirá hacer una mejor "venta" de sus cualidades laborales. Los conocimientos, al final de cuentas, se puedan adquirir, pero la seguridad y la actitud con que se mueve un profesional que sabe por qué quiere estar en ese empleo no se enseñan.

Dice el refrán que es de sabios cambiar de opinión, y esto es una consigna que debe mantenerse en la vida laboral. Sólo cuatro de cada 10 empleados consigue su primer trabajo en algo relacionado a sus estudios. Según una encuesta del portal Trabajando.com entre 13,000 entrevistados, 61% tenía un empleo no relacionado con sus estudios, pero 62% considera esa opción como una experiencia positiva para adentrarse en el mercado laboral. Sólo el 13% lo calificó como una experiencia poco positiva, indica el sondeo realizado en Argentina, Brasil, Chile, Colombia, España, México, Perú, Portugal, Puerto Rico y Uruguay. De acuerdo con Juan Valles, socio y head hunter de la firma de reclutamiento Korn/Ferry International, el desempeño académico es vital para hallar empleo.

Los candidatos que con sus ejemplos demuestran que no temen a preguntar a otros, compartir sus dudas y prepararse continuamente son muy cotizados. Saliendo de la escuela la individualidad ya no existe, hay que ser empático con otros, el trabajo se resume en eso: acciones entre personas para atender problemas de clientes, resume Valles. Valles agrega que después de la graduación es difícil saber ¿para qué se es bueno?, ya que en la escuela generalmente enseñan a ser 'todólogo'.

El head hunter recomienda preguntar a familiares y amigos, y con esa información definir en qué trabajos concursar, no sólo porque se relacionan con lo estudiado, sino porque la empresa, su cultura y lo que harás son conceptos afines a aquello con lo que te sientes a gusto, que representa cierta pasión. Además, aprendes a ir identificando tus fortalezas. Actualmente el profesional compite en el mercado del marketing one on one. En opinión de Juan Valles esto implica que al llegar a una entrevista laboral lo que inclinará la balanza hacía uno u otro candidato es qué tan consciente sea la persona de sus ventajas y desventajas, porque eso le permitirá hacer una mejor "venta" de sus cualidades laborales. Los conocimientos, al final de cuentas, se puedan adquirir, pero la seguridad y la actitud con que se mueve un profesional que sabe por qué quiere estar en ese empleo no se enseñan.






Tips básicos para buscar un nuevo empleo


Actualizar tu currículo y subirlo a las redes sociales profesionales te ayudará a encontrar trabajo; saber un idioma y conocer la empresa que te va a entrevistar te destacan entre otros candidatos. La improvisación y la falta de disciplina son errores que podrían obstaculizar tu contratación; especialistas recomiendan ser un experto en tu próximo empleador y actualizar tu imagen profesional.

La consigna "quiero otro empleo" es una constante en el mercado mexicano, no sólo para cambiar de empresa, también para mejorar el ingreso. Son 1.6 millones de personas las que actualmente buscan un segundo empleo, de acuerdo con cifras del INEGI. A esa situación se suman los 2.6 millones de personas que integran la población desocupada en el país, mientras que la subocupada alcanza los 4.2 millones de personas. Son muchos los que buscan trabajo pero hay pocos puestos, y la competencia es aguerrida. Para una vacante se postulan 200 personas, de esa cifra se descartan 150 currículos al no reunir las características solicitadas, y de los 50 restantes se llamará a 21 personas para concertar una entrevista, según estimaciones de la firma IQubadora.

Estos números implican que es necesario hacer de la búsqueda del empleo, un verdadero trabajo, y no dar por establecido que tener cierta experiencia o conocimientos garantiza la contratación. En México, cinco de cada 10 personas con estudios no tiene empleo, refiere una encuesta de Trabajando.com entre más de 1,000 participantes. El portal también indica que en el país, la edad es uno de los mayores factores de discriminación laboral.

La viabilidad para emplearse no se da por igual, en todos los casos. Para quien ejerce comunicación, derecho, o administración, el mercado de ofertas es más estrecho, ya que son tres de las 41 carreas en situación crítica, por el volumen de profesionales, de acuerdo con la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior. A diferencia de un ingeniero especializado en sistemas de transporte urbano o un médico enfocado en geriatría. Independiente de la formación que se tenga, existen algunas recomendaciones que funcionan para quienes están tras una oferta laboral. Especialistas de la firma de Recursos Humanos Adecco México comparten los siguientes consejos:

1. Clarifica tus objetivos. Estudiar cierta área de conocimiento no es garantía de contratarte en ella. La vida laboral te conduce por diferentes industrias, lo importante es identificar hacía dónde quieres llevar tu carrera, y no ir como sin rumbo. Es cierto, la necesidad económica puede ser un factor apremiante, con todo y ello es importante desarrollar un mapa laboral y seguirlo. Ir tras uno y otro trabajo sin ruta es la fórmula para llegar a la frustración.

2. Haz tu tarea, infórmate. Es más fácil enfrentar retos cuando conoces las etapas, los momentos complicados y la duración de un proceso de contratación. Aunque hayas tenido una mala experiencia con un reclutador poco capacitado, recuerda que quien desea el empleo eres tú. La situación del mercado no debe ser pretexto para no indagar sobre la empresa, el director, sus resultados financieros, competidores, nuevos proyectos y hasta perfil del entrevistador. En este tema no conviene improvisar.

3. Actualiza y digitaliza tu CV. Este documento es la primera carta de presentación, mantenlo actualizado con capacitaciones, cursos recientes, y revisa su redacción. Tenlo impreso, digital, en las redes sociales profesionales y también en inglés si es indispensable el uso de este idioma para el puesto y empresa. Adecco recomienda no más de dos cuartillas y esta firma, por cierto, no acepta este documento impreso. De acuerdo con información emitida por la firma de recursos humanos, esto se debe a que el uso de información virtual es más práctico y permite garantizar la buena administración de los datos personales, conforme a la Ley en la materia.

4. Enriquece el perfil profesional. Estudiar un segundo idioma o una especialidad no está demás, aunque las competencias también son un factor fundamental para obtener un empleo. Actualmente, los reclutadores suelen evaluar las capacidades y acciones del candidato para obtener resultados, como manejar -en forma positiva- la frustración. Destaca estos puntos en la entrevista laboral.

5. Atento a tu vida virtual. Es recomendable tener una cuenta de correo sólo para buscar empleo. Olvídate de crear usuarios poco serios, ya que toda información que proporciones revela una imagen ante la empresa. Revisa los contenidos de tus redes sociales y evita incluir información muy personal que pueda perjudicarte. La sugerencia es tener dos perfiles: uno general de amigos y otro para efectos profesionales. Algunos reclutadores confirman la información del CV y la entrevista de trabajo en esas aplicaciones.

6. Usa bolsas de trabajo y job boards. En la red podrás identificar organizaciones que ofrecen estos servicios. Cerciórate de que se trate de instituciones serias – preferentemente académicas- gubernamentales o que pertenezcan a organismos reconocidos. Por ejemplo, en la plataforma keyworks, una aplicación gratuita de Adecco, puedes subir tu perfil profesional y tiene vínculos con redes sociales. Además, el sistema sugiere de manera automática oportunidades que se ajustan a tu perfil.

7. Apóyate en contactos personales y virtuales. Está comprobado que la recomendación personal sigue siendo una de las fuentes más efectivas para encontrar empleo. Las redes virtuales, tipo LinkedIn, también deben formar parte de tu red laboral.

8. Sé constante y disciplinado. En el proceso de búsqueda de trabajo es común ser rechazado, esto debe asumirse, de acuerdo con la firma de recursos humanos, como una experiencia para identificar otras áreas de oportunidad. Buscar empleo es un trabajo en sí mismo, recuérdalo. No algo que se hace cuando te queda tiempo disponible en la oficina (si quieres otro trabajo).

9. Alista tu encuentro. Necesitas anticipar varios aspectos -previo- a la reunión con el entrevistador, por ejemplo: ruta para llegar puntual a la cita; vestimenta; investigación sobre la empresa; respuesta, con fluidez, ante preguntas poco comunes; actitud con la que hablarás de tu experiencia.

Fuente Revista Empleos






Tipos de tests en un proceso de selección


Al igual que hay diferentes tipos de entrevistas según el entrevistador, en un proceso de selección el candidato a una vacante puede encontrarse con la realización de diferentes pruebas o test, que también son variados. Habitualmente, estas posibilidades se ciñen a cuatro tipos.

De hecho, son los más habituales y se corresponden con pruebas sobre la personalidad, la inteligencia y aptitudes, sobre conocimientos profesionales o idiomas o bien para conocer el comportamiento futuro de una persona.

Tipos de test
Uno de los test más habituales dentro de un proceso de selección es el de personalidad. El objetivo de esta prueba no es otro que el de conocer las características personales del candidato principalmente en aspectos como la iniciativa que tiene, la introversión o el autocontrol.

Es un tipo de prueba en el que caben varias opciones a su vez si se atiende al tipo de respuesta que se facilita, puesto que en ocasiones se ofrecen varias posibilidades, mientras que en otros sólo se permite que el candidato elija entre un "sí" o un "no". Otra variante es que la respuesta sea libre. Pero sea cual sea el caso, es conveniente elegirla bien para que sea un fiel reflejo de la personalidad que se tiene.

Vinculado también con la personalidad y el comportamiento de una persona se halla el denominado test proyectivo. En este caso, el objetivo principal es de averiguar cuál sería el comportamiento futuro del candidato a la vacante, aparte de detectar aspectos que suelen permanecer más ocultos en la personalidad de cada candidato. Con este tipo de pruebas, se puede detectar si se tiene tolerancia a la frustración o si se controlan las emociones.

Otro tipo de prueba muy común en un proceso de selección son los test que están relacionados con la inteligencia, que también se conocen como test de aptitudes o test psicotécnicos. Evidentemente, aquí se busca conocer el nivel intelectual del candidato a través de una serie de preguntas que se tienen que responder en un espacio de tiempo limitado, por lo que se suele precisar tener una cierta agilidad mental. De esta manera se miden a su vez otras variables como su capacidad de respuesta, velocidad de reacción o coordinación. Preguntas tipo de esta prueba son todas aquellas que exigen memoria, razonamiento o analizar un factor numérico o verbal, entre otras posibilidades.

Finalmente, también cabe hablar de las pruebas de conocimientos profesionales o de idiomas en las que se tiende a poner casos prácticos que el candidato tiene que resolver o abordar y que están relacionadas con su área de conocimiento y profesión. En el caso de los idiomas, el test escrito se suele complementar con alguna prueba oral.











articulos1

"El desempeño académico es vital para hallar empleo."





articulos2

"Actualmente el profesional compite en el mercado del marketing one on one."










articulos2

"Es más fácil enfrentar retos cuando conoces las etapas, los momentos complicados y la duración de un proceso de contratación."





articulos2

"Buscar empleo es un trabajo en sí mismo, recuérdalo. No algo que se hace cuando te queda tiempo disponible en la oficina (si quieres otro trabajo)."





























articulos2

"Otro tipo de prueba muy común en un proceso de selección son los test que están relacionados con la inteligencia, que también se conocen como test de aptitudes o test psicotécnicos. "